Economista Descubierta

Alguno se salva

Alguno se salva

Hay unos señores que se hacen llamar McKormick y Asociados que no presumen de haber descubierto la pólvora, sino que de vez en cuando dicen cosas muy sensatas.

 Economista Descubierta

Año 3

Año 3

Ya he vuelto. El mundo no se mueve y Beirut y Ciudad del Cabo estarán para cuando pueda volver

 Economista Descubierta

El más tonto es relojero

El más tonto es relojero

Estoy por hacer un doctoradito y una tesis…

 Economista Descubierta

No se admiten meriendas

No se admiten meriendas

El pasado lunes volví al Real y no le puse una denuncia al público porque no se puede…

 Economista Descubierta

Matar no matan

Matar no matan

Y es que matar no matamos, pero a robar no hay quien nos alcance.

 Economista Descubierta

Otra inocentada

Otra inocentada

Para que convengan conmigo en lo absolutamente desencaminados que estaban los ignorantes que se prometían la Ilustración Revivida en los países árabes…

 Economista Descubierta

Sprezzatura

Sprezzatura

De las críticas que uno recibe a diario, conviene discernir cuáles vienen de aquellos a quienes apreciamos y cuáles son tan despreciables como los críticos que las despachan.

 Economista Descubierta

Seis y medio

Seis y medio

Decir que un 6,5 es una nota buena es quererse equiparar a los del 10. Y no.

 Economista Descubierta

Empleado imprescindible

Empleado imprescindible

Hacía mucho que no había vuelto a saber nada de Tamara 3.0, aquella periodista cuyo nombre y cuyo pelo frito ya la delataban, que me llamó “parada amargada” y “envidiosilla”…

 Economista Descubierta

Amarga como el gintonic

Amarga como el gintonic

C.W. lleva aquí una semana. No sé qué me pone de mejor humor, si que sea junio o que esté ella aquí.

 Economista Descubierta

Primero para compartir

Primero para compartir

El tal Salvador Sostres, que al principio me caía muy bien, me empezó a caer gordo el mismo día que denostó a los comedores de pan…

 Economista Descubierta

Tontos hasta el almuerzo (y luego todo el día)

Tontos hasta el almuerzo (y luego todo el día)

Me encuentro yo más que a menudo con aquellos que como sólo hablan un idioma además del español, te sueltan una palabreja en inglés cada dos anglicismos y una barbaridad.