Economista Descubierta

Triste y desvencijada

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página
Print Friendly, PDF & Email

Me gustaría pensar que España se queda hoy triste y desvencijada, pero cualquier día compran a algún jugador de fútbol jovencito y se llena el Bernabéu. Pan y circo y se nos pasa el disgusto momentáneo, que nosotros somos así. Yo le he pedido a mi marido que indague cómo recuperar la nacionalidad francesa de su padre, que eso sí que es un país y no esta mierda.

No había votado a Rajoy en las últimas elecciones, porque total, en la primera legislatura ya se había molestado en desengañarme desde la promesa más tonta “vamos a pasar todos los festivos a lunes” a ” no vamos a subir los impuestos”.

Se me cae la cara de vergüenza al leer “normalidad” como si fuera normal ver que un país se suicida y los demás nos vamos tan tranquilos a sacar a la Almudena en procesión, con la Botella y los Botellines a la cabeza. Los que no se preocupan de nada son los que, como todo es economía, ellos con los niños en colegios británicos y el que puede, la pasta en Suiza. O en España, qué más da, el caso es tenerla.

Llegados al momento de desatinos sucesivos, lo mejor hubiera sido echar un órdago a la escocesa y no lo de hoy, que no ha votado el que no quería marcharse. Y el que quería, ha votado dos veces, con todo el agit pro preparado. Ya da lo mismo, y tampoco tiene solución. Yo, desde luego, hubiera preferido que el desastre hubiera sido consecuencia de los malos. Pero no, el desastre es consecuencia de los peores. Qué le vamos a hacer.

Convierta usted a un pueblo al odio y a la ignorancia y recoja esto, por los dos lados. Que tampoco me extraña que no quieran ser ¿españoles? si de España lo único que queda es una marca, un sistema de coimas y enchufados, una colección de arribistas e ignorantes.

Que ellos son lo mismo, eso sí, calcetín de calidad y textil de Igualada, que podrá ser superada pero nunca Igualada, pero les luce distinto porque para eso se han preocupado de enseñarles que el Ebro desemboca pero no nace. Y que España sólo es Castilla. Y Castilla, por lo visto, es odiosa.

Gracias Mariano por haber conseguido ser tan nefasto como Zapatero. Que si el otro era el bobo solemne, tú eres es Don Opas versión la Peregrina. Que tú debes de estar pensando que “malo será, nunca choveu que non escampara” y esta vez no escampa.

* * *

 

Comparte este artículo