Carlos Miguélez Monroy

La FIFA nostra

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

 

“Por supuesto que designar Catar como sede del Mundial en 2022 fue un error, pero cometemos muchos errores en la vida”, dijo en un ataque de sinceridad el presidente de la FIFA, Joseph Blatter. Pero no todos los errores cuestan los 200.000 millones de dólares que calcula la empresa Deloitte en infraestructuras y otros gastos para una cita mundialista que se considera inviable en el verano por las temperaturas y en el invierno porque coincide con las ligas europeas. Tampoco los desaciertos implican la utilización de mano de obra en condiciones de esclavitud proveniente del sudeste asiático.

Blatter también se disparó en el pie al afirmar que Francia y Alemania presionaron para esa designación, lo que anticipa todo tipo de conjeturas sobre lo que hay detrás de esas presiones, sobre los patrocinios, la publicidad, las giras de los equipos más ricos y de las superestrellas por todo el mundo. Cualquiera que vea partidos de alto nivel en el fútbol europeo ha estado expuesto a miles de anuncios y publicidad de Qatar Foundation, Fly Emirates, Azerbaijan, Hyundai, Gilette, Samsung, Heineken. Casualidad o no, el hartazgo, el cinismo y el escepticismo de la gente trasciende la política para alcanzar lo que hasta hace poco se consideraba una droga infalible para las supuestas masas.

Dejó de serlo hasta en Brasil, quizá el pueblo más futbolero del mundo. El país sudamericano se ha convertido en un hervidero contra la celebración del mundial a pocos días de su inauguración. Los manifestantes se declaran amigos del fútbol, pero más amigos de una vida digna que se les aleja por el encarecimiento del transporte público, las deficiencias en la educación pública básica y en los sistemas de salud. Junto con las denuncias de desalojos forzados en ciudades como Fortaleza para la construcción de infraestructuras, los ciudadanos se han enterado de que los gastos para el máximo evento futbolero supera el gasto de los mundiales de Alemania y Sudáfrica juntos.

“Imagina que tengo una familia muy pobre, no puedo pagar la comida de mis hijos, mi casa es un caos, no sale agua de la ducha y de pronto digo: ‘¡voy a organizar una fiesta!’ El mundial no provoca desigualdad, pero la refuerza y la hace más evidente”, dice Carla Toledo Dauden, activista brasileña que se dio a conocer con un video que cuenta con casi 7 millones de visitas. Su cámara fue de las primeras en captar la ebullición que vive su país y que se ve cada día en imágenes de televisión.

Aunque dice no poder afirmar que la designación de su país como anfitrión, considera que el gobierno de Lula presionó en muy fuerte en un momento en que a Brasil le convenía proyectar una imagen de progreso y modernidad.

“La FIFA ha estado eligiendo países empobrecidos de los que se pueden aprovechar y sacar más dinero del mundial. Es más fácil cambiar las reglas de juego en esos países”, afirma.

Quien sí equipara a la FIFA con las mafias es el periodista Andrew Jennings. En una ocasión declaró: “Esta familia criminal tiene incluso sus propios tribunales privados de la FIFA y un sistema de disciplina que no puede ser impugnado ante los tribunales civiles. Y tiene una cultura de omertá, un código de honor y silencio. ¿Ha oído hablar de algún funcionario de la FIFA que denuncie a sus jefes?”

Además de la sombra de corrupción que planea sobre el fútbol, la elección de sedes provoca rechazo cuando no se cumplen unos estándares aceptables de derechos humanos, como ocurre con Qatar y con Rusia, sede en 2018. En el caso de Qatar, ni siquiera existe una tradición futbolística que sí hay en Rusia y, por supuesto, en Brasil.

El “periodismo deportivo” también contribuye a la indignación incluso de personas apasionadas por el fútbol. Los coches de lujo, los diamantes en las orejas y las mansiones con gimnasio propio chocan con las “tristezas” que manifiestan algunos jugadores cuando buscan mejorar su contrato. El futbolista Carlos Vela declaró que desearía volver a casa al terminar su jornada de trabajo sin que nadie lo molestara. Nadie lo haría si se levantara a las 6:00, como muchos de quienes lo han idolatrado a él y a muchos otros ídolos de barro hasta ahora.

* * *

Carlos Miguélez Monroy

Carlos Miguélez Monroy es periodista en temas internacionales, de solidaridad y de derechos humanos. Traductor y profesor de inglés freelance. Publicado con autorización del Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS).

Comparte este artículo