Economista Descubierta

Alguno se salva

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

Ya les tengo dicho que en esto del Recurso Humano hay mucha tonticie y mucha superficialidad porque la cosa no da para nada más. Imbéciles hay en todos sitios, pero en el reino de lo obvio se reproducen por esporas. Aunque hay excepciones.

De los muchos reconvertidos al coaching y el branding y el mentoring y el camino del crecimiento hay alguno que no es Isabel Sartorius e incluso no lo hace mal. Porque el problema no reside en el vendedor, sino en el comprador, claro está.

Y hay unos señores que se hacen llamar McKormick y Asociados que no presumen de haber descubierto la pólvora, sino que de vez en cuando dicen cosas muy sensatas. Tienen unos tests parecidos a los de perfil de riesgo de inversión que te dan una imagen bastante adecuada de tu concepto del trabajo. Ya les he dicho que alguno se salva.

Yo tuve la oportunidad de conocer a uno de ellos. No era nada tonto y teorizaba bastante poco. Si hubiera tenido ocasión  no me hubiera importado trabajar con él.

No sé yo qué futuro le espera a Isabel Sartorius pasando consulta, casi mejor futuro le auguro a Tamara Falcó en su fervor místico, que alguna es tan tonta que por imitar a lo mejor le da por pasar cuentas del rosario en lugar de colgárselo del cuello cual novia de futbolista macarra que se precie, pero al McKormic éste estoy segura de que le da para llegar a fin de mes, con restricciones.

McKormick ha dicho lo que ya se sabía, pero todavía había alguno que dudaba y estaba dispuesto a pagar por un asesor personal de marca personal. Ha comentado que lo del personal branding era una tontuna, más aun cuando la marca blanca está que se sale y El Corte Inglés se lo está haciendo ver seriamente.

Pero yo no quiero ser un producto y que me compren. Yo prefiero que me alquilen por meses, visto que en España no hay emprendedores ni para quedarse con la fábrica de patatas fritas con fondo de comercio y clientes históricos que se traspasa en mi barrio.

Las relaciones laborales han cambiado. McKormick clama por la independencia y los intercambios y está casi tan triste como yo, porque a él también le han dejado sin la ocupación que un día incluso le gustó. De verdad que hay mucha caspa, pero éste es bueno. Caso de que todavía les quede dinero para gastar en cambiar de trabajo, lo mismo éste les sirve.

* * *

Comparte este artículo

3 comments
Brígida Martínez
Brígida Martínez

Y para ya casi finalizar la semana los McCormick nos vuelven a sorprender con su sensatez, recordándonos a través de sus post lo que ya se sabía, o nos intuíamos algunos.Y ¿después de la marca personal? La optimización de servicios http://wp.me/p8xZ4-3Lm vía @McCormickyAs

Pedro L. González
Pedro L. González

Totalmenmte de acuerdo con la economista que acabo de descubrir. El mensaje real de McCormick da esperanzas y te permite ser tú mismo, si necesidad de parender no se qué técnicas que te darán la entrada al "paraíso"Muy recomendables