Economista Descubierta

Sábados

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página
Print Friendly, PDF & Email

 

 

Por lo visto, lo próximo que nos espera es trabajar los sábados. No sé qué tal se lo va tomar mi Marmota que agarra el bolso y se pira el día de autos dejando plancha o lo que haya. Para mi Marmota, los sábados son sagrados, porque son los días “de pasarla bien”.

Yo he trabajado muchos sábados en mi vida. Mi primer trabajo era los sábados y domingos de 8 a 10 de la noche, y mi primera beca como recurso humano era de lunes a sábados de 8 a 3. Naturalmente me quedaba también por las tardes, porque cuando eres becario quieres hacer méritos y te crees que quedarse es hacer méritos.

Ahora tampoco libro los sábados, porque libra la Marmota, así que madrugo como si fuera lunes y curro en mi casa. Porque para las casas no existen los fines de semana Y para los comercios, tampoco.

De verdad que lo que yo necesito, finalmente, es que nos comuniquen ya los términos de la intervención y que me digan lo que se espera de mí, para ir dejando esta tontuna de descornarme fuera de casa y dedicarme de una vez a mi casa y a mi prole. Porque si también tengo que trabajar los sábados de 9 a 7 para mantener las 17 autonomías, estoy empezando a pensar que no me compensa por mucho que me espante el asunto doméstico.

Y es que si la tienda fuera mía, todavía ponía a mis hijos de aprendices a despachar y a repartir pedidos, pero como no es mía, y no soy ni accionista minoritario, me toca las narices mantener la tienda ajena. Más aún cuando no es tienda, sino tinglado.

Si la semana laboral va a ser de lunes a sábado, como antaño, espero que también lo sea para las administraciones públicas, los bancos, los colegios, los centros de salud y todo lo demás. Si de verdad tenemos que trabajar para ser chinos o americanos, entonces todos, y no solo unos pringados. Porque a mí no me importa, de verdad, si es lo que nos toca, y todavía lo recuerdo, ir al colegio o trabajar en sábado, pero lo que no quiero es que me den el mongolito de oro y recogerlo los sábados.

Eso sí, por favor, que reformen ya el nuevo reglamento del Servicio Doméstico, para que le vaya comunicando a la Marmota, que si yo curro, ella también.

La Economista Descubierta en blogspot.com

* * *

 

Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Spain
Esta obra se publica bajo la licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Spain.

Comparte este artículo

0 comments