Economista Descubierta

Mamá en Alemania

Disminuir Aumentar Tamaño del texto Imprimir / Generar PDF

 

 

No sé si se acuerdan de que yo tenía (tengo) un blog a medias con C.W.

Blog que últimamente anda al baño maría debido a mis espasmódicos ataques de pánico. Servidora empezó el blog cuando estaba en paro y le sobraban tiempo y angustia a partes iguales. Blog en que se ponía a caldo esta tontuna del Recurso Humano y narraba las dificultades de reincorporase al mercado laboral cuando se está medianamente cualificada y, además de ser mujer, se tienen unos cuantos años.

Como milagrosamente encontré un trabajito apañado, precisamente en el famoso Recurso Humano, entré en pánico y cerré el blog, no fuera a ser que me descubrieran y, como dicen los hispanoamericanos, “me corrieran”. Entre tanto, estos señores tan amables de Truman Factor me habían descubierto y me instalé aquí, donde además, me pusieron una imagen rubita y tal.

Pero sigo navegando por la blogosfera y encontrándome a aficionados a la cosa de escribir. Algunos buenísimos.

Y el otro día me encontré a una Mamá en Alemania con la que me identifiqué en muchas cosas y de la que sospecho que comparto hasta formación universitaria. La verdad es que la mamá en Alemania hubiera podido ser yo misma si en un momento determinaden no hubiera mandado a tomar por culen el asunto alemán, precisamente por las perspectivas como mujer profesional y futurible madre en Alemania. Si ya aquí lo tengo chungo, no les cuento en Alemania.

Alemania es un país con cosas estupendas, un idioma rico y unos electrodomésticos formidables, pero también es un país donde, a pesar de lo que muchos crean, la mujer con hijos no sólo no está apenas incorporada al mercado laboral, sino que es un ama de casa de la antigua escuela, que además de adoptar el apellido del marido, conserva y mejora los roles ancestrales que da gusto. Vamos, no es que concilie, es que una madre alemana se dedica a sus niñitos y a sus tartas, y si tiene un trabajito, es un rato na más y además la critica todo el mundo. Sobre todo, las mujeres.

Y no se crean que es el modelo de mujer estupenda y desocupada que coloca a los niños con la Marmota y se va al gimnasio y a la peluquería y tiene a la filipina hasta el domingo. No. Me refiero al modelo Pringada Superior que se pasa el día con el rorro escasamente lavado colgado (del pañuelo) y cocina sin parar en una cocina que no limpia (demasiado a menudo). Lo de Pringada Superior lo digo yo y es naturalmente una opinión, pero ya saben que la opinión es como el culo, que cada uno tiene el suyo.

No se me ofendan, que sé de lo que hablo.

Ya sé que porque somos la cigarra y compramos los bodys nuevos para nuestro primer hijo (y para el segundo, si los primeros no llegan en buen estado) y gastamos el dinero que nos prestaron los alemanes en pagar a Marmotas Ilegales e incluso Salus para poder recuperarnos de nuestras cesáreas, va España como va. Si fuéramos alemanas, en la encuesta de población activa no aparecerían ni las mujeres contratantes de marmotas ni las marmotas demandantes de empleo, las primeras porque estarían en casa haciendo galletitas y las segundas, por superfluas y mal vistas. Entre lo que no me gasto y que no aparezco como Población Activa, me quedan los números niquelados.

Yo eso lo detecté en el minuto 16 de vivir en Alemania, mientras veía caer la primera nevada. Aquí no voy a encontrar trabajo ni de coña y si lo encuentro será una mierda, me voy a tener que quedar en casa peleándome primero por no tener Marmota ni posibilidad de ella, no poder limpiar con amoníaco la mierda de los anteriores inquilinos, no voy a poder matar las Kakalaquen porque me van a denunciar los vecinos, no voy a poder vestir a mis hijas de rosa y faldón de primera puesta y no de verde puñeta y lana grumosa de segunda mano, no voy poder encontrar un cochecito azul marino, no voy a poderme pintar sin que me digan que parezco una turca, no voy a poder ponerme el visón de mi difunta madre sin que me miren como si fuera una asesina, con lo bonito que es y lo que huele todavía a ella, me niego a hacer bocadillos con el desayuno del hotel y guardarlos en el bolso, no pienso veranear de camping sin necesidad y lo que me faltaba era tener que venir a España a darme las mechas y depilarme.

Lo vi nítido… y aunque aguanté unos añitos, me volví… Y eso que yo tenía un trabajo español en Alemania, con un jefe español que los lunes decía “ayer soñé con que tomaba el aperitivo en Salas, y tiraba las cáscaras de las gambas al suelo”.

La Economista Descubierta en blogspot.com

* * *


 

Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Spain
Esta obra se publica bajo la licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Spain.

Comparte este artículo

9 comments
meri
meri

Desde hace poco sigo a mamaenalemania y ahora acabo de encontrar tu blog. Me encanta esa manera tan fresca que tenéis de escribir aunque al igual que Mariona creo que es necesario matizar algunas cosas. Al igual que muchas de vosotras he estudiado y vivido 12 años en Alemania, concretamente en Bonn y Colonia y para gustos los colores, había mamis pijísimas, mamás hippies, mamás ecos y mamás normales igual que aquí. cuando empezamos a trabajar (y sin tener niños todavía) busque una sra para ayudar con la limpieza y no pasó nada...mis amigas y cuñadas (tengo 2) son de lo más diferente versión bio (como la biocuñada de mamaenalemania) y versión normal-sportlich. Mis amigas también son de lo más diferente a algunas les gusta comprar la ropa en los mercadillos, a otras les repugna, es cierto que son menos reacias a aceptar ropa usada de los niños que nosotras , pero que queréis que os diga, en mi trabajo somos 3 mamás y nos pasamos la ropa entre nosotras, no hay nada malo, es ropa en buen estado, además me parece lo justo con la que está cayendo en España... En cuanto a faldones y demás ...lo mismo ocurre en según que zonas, yo vivo en Cataluña y los niños van vestidos de manera más casual que en el norte, por ejemplo, donde es más habitual ver cochecitos azules, lazos y faldones... qué es mejor? Lo que sea mejor para cada una ...

Mariona
Mariona

Bueno, hay muchas cosas que no me gustan en absoluto, pero entiendo que es otro país y hay que adaptarse... no sigo la consigna de "allá donde fueres haz lo que vieres" pero sí que lo respeto e intento vivir con ello. Realmente parece mentira que solo sean 1000 kilómetros los que separan un país del otro, a veces solo les falta ponerse antenas para parecer de otro planeta. Ala, un beso, yo, mi opinión y mi culo nos vamos de paseo con los churumbeles!

Economista Descubierta
Economista Descubierta

Nada mas lejos que tachar tu opinión. Si a ti te gusta vivir en Alemania, que suerte tienes, porque ya estás allí.Yo lo único que digo es que a mi no me compensaba vivir en Alemania por todas las razones anteriormente citadas. Y por eso me volví. Por que todo eso que usted encuentra estupendo, yo lo encuentro horrible.Afortunadamente, para gustos, están los colores.PD: Gracias por animar tanto este post, sin duda el mas visitado.

Mariona
Mariona

por cierto, yo no estoy en la ex-zona de la DDR, siempre en el sur (en diferentes ciudades), así que no puedes tachar mi opinión como si estuviese hablando de otro mundo. Esta Alemania que yo vivo es la misma que viviste tú.

Mariona
Mariona

Hola, estoy en desacuerdo contigo, soy muy fan de mamaenalemania, porque realmente plasma en palabras un choque cultural y lo relata con toda la gracia... lo que haces en tu escrito es cortar cabezas y no estoy de acuerdo contigo. Alemania no es España, eso está claro, la cultura es muy diferente y aquí se priorizan unas cosas y en España otras... que ¿cuesta encontrar chicas de la limpieza? estoy de acuerdo, lo encuentran un gasto innecesario, lo hacen ellos mismos (MAROMOS INCLUIDOS) cuando pueden; que ¿tienen unos mercadillos de cosas para niños de segunda mano y alli hay ropita de bebés? si, pero eso no quiere decir que no le compren a sus niños ropita nueva... es más, los faldones me parecen un anacronismo total, un auténtico "pear en botijo pa oir retumbar", lo mismo que los bodorrios con vestidos de merengue y pototo en la cabeza a la española en los que la parejita en cuestión amplian hipoteca para poder pagar el evento... hay que ser príncipe / princesita por un día (o principito con su faldón!).Que ¿es difícil ser trabajadora en alemania cuando se es mamá? sí, no lo niego, pero en España es difícil ser MAMÁ a secas, pues con un solo sueldo ¿quien narices llega a final de mes? así que "los bebés a los cuatro meses a la guarde por favor! que sino no comemos!".Pues nada, eso, que es muy fácil cortar cabezas sin más. He sido mamá estresadisima en España y Hausfrau trabajando desde casa en Alemania... me quedo con lo segundo, sobre todo porque estoy tranquila, a mi marido no creo que le pongan en la puerta de la calle a la primera de turno, cosa que actualmente SI pasa en España.

Economista Descubierta
Economista Descubierta

Ana, esa es la clave. Das war die DDR... Alemania del Este estaba mucho mejor preparada para las mujeres trabajadoras que la Hermana Rica. Y si... tienen muchas cosas muy buenas. En eso, estamos todas de acuerdo.

Ana
Ana

Hola! muy bueno tu artículo! pero si me permites, me gustaría matizar algunas cosillas... he estado doce años viviendo en Alemania hasta mi repatriación hace tres meses... y la verdad es que me sorprende mucho lo que cuentas. Tengo que puntualizar que he vivido en Leipzig, así que mi experiencia recluida en los confines de la ex RDA es otra muy distinta! creo que no conozco a ni una madre que no trabaje, y no a media jornada, o trabajitos chorras, sino buenos trabajos, médicas, arquitectas, profesoras, enfermeras y demás. Las únicas condenadas a sus vidas de amas de casa (involuntarias, porque si una lo ha elegido, me parece perfecto, por supuesto) son muchas de mis conocidas/amigas españolas, que, por la barrera del idioma y porque llevan poco tiempo, no están trabajando. A mí me suena a chino, eso de que las alemanas no tabajan, en el Este son algo así como Superwoman, trabajan y se ocupan de sus niños a partes iguales, le digo a mi suegra, que tiene una farmacia, que me quiero dedicar a mis tareas y me miraría con cara asesina... En fin, que yo me he comprado una carrito azul marino, a mi niña la visto de rosa cuando me sale de ahí, les baño todos los días, les peino, les echo colonia,me maquillo todos los días y, bueno, por el faldón no paso, pero nunca he usado un body roñoso ni ropa vieja para mis bebés y tenía una señora que me limpiaba la casa. Es decir, no entiendo por qué la gente no hace lo que le sale de la real gana, que irse a otro país no implica mimetizarse con el entorno como un camaleón, es bueno y necesario conservar la identidad cultural, y si te hace ilusión poner a tu bebé un faldón porque lo deseas, qué te lo impide?? Yo echo mucho de menos la vida en Alemania, qué quieres que te diga, y cuando leo el blog de mamamenalemania, al que soy asidua, lectora incondicional, adepta, forofa de la muerte, me entra una morriña galleguil que no te imaginas. Asustadita estoy de ver a todos los niños de punta en blanco en el parque, de oir no corras que te caes, no juegues que te manchas, no cojas eso que te entra un arrechucho, de ver bugaboos despojados de su aspecto minimalista originario a base de fundas de color pastel con lazos y más lazos (que, como tú dices, la opinión es como el culo ;-) me encanta eso jajajaja!) Me ha permitido vivir muy bien, después de estar años trabajando, haciendo la tesis, escribir publicaciones inútiles, no veas cómo agradecí mi Elternzeit (que se alargó a dos años y medio porque vinieron juntitos los niños). Ahora trabajo aquí en España, estoy embarazada del tercero y me dan cuatro meses para estar con mi bebé??? tururú, a esto estoy de volverme. Es verdad que en Alemania no es todo maravilloso como nos quieren hacer creer últimamente, no me canso de decírselo a la gente. tienen sus rarezas, pero no hay que volverse como ellos, a mí me encanta la visión que da mamaenalemania, resalta esas peculiaridades con un cinismo atroz (pero a la vez me resulta tierno), pero ella conserva su carácter y se aferra a su forma de ser. Me encanta.

Pilar
Pilar

Hija lo has clavao!!!! yo vivo en Alemania y lo que me queda, y cuando pregunté si alguien conocia a una senora de la limpieza, solo les falto llamarme guarra. El amoníaco me o lo traigo de estrangis, y me da repelús la mierda de ropa que le ponen a los enanos aquí. Viva el faldón! un saludo!!!