Economista Descubierta

La reforma laboral (de las marmotas)

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

 

 

Para el que se haya lanzado a legalizar a su marmota por horas que venía dizque a planchar, dizque a quitar lo gordo les aviso que si no la tienen a tiempo total, mejor que se esperen, porque en el INSS ya se están tirando de los pelos en vista de lo fácil de implantar y gestionar una marmota por horas en casa de cinco empleadores, con sus respectivas mutuas de accidentes de trabajo (o no) y sus respectivos accidentes laborales o enfermedades comunes. En fin, la fiesta del parte y el alta y la baja. Con lo que les gusta a los funcionarios que les des el latazo y les hagas trabajar. Vamos, que los de la interna esperen hasta abril y los de por horas, mejor también porque huele a que habrá cambios inminentes en el asunto reforma laboral. Y, desde luego, si se estrenan los minijobs, no sé por qué hay que cotizarle a Marisleisis, de formación desertora del arados, y no a Maricarmen, ingeniera de teleco en sus inicios laborales.

El antiguo director general del INSS ya lo dijo “si quieren estar seguras ustedes de recibir una pensión, lo mejor es que se lo coticen ustedes mismas”, con subir el precio/hora, suficiente. Y la que sea buena, pues que cobre muchísimo, que también hay peluquerías de a 187 euros las mechas de pelo corto, y marcoaldanys de a 11 eurines entre semana.

No hay como legislar para darse el gustazo de ir de progresista y equiparar a las filipinas que curran en los Emiratos con las de España, que eligen si veranear en Mallorca o Sotogrande. Cómo se nota que el asunto gestoría les tiene despreocupados.

Está fenomenal el cálculo de las famosas horas de presencia dado que, por lo visto, son ocho horas para trabajar, ocho para ocio y ocho para descansar. Por turnos, y teniendo dos, me sale que cuando una esté viendo la telenovela la otra duerma, pero yo no llego haciendo conmuting diverso a mi casa antes de las tantas de la tarde/noche y me sabe mal encontrármela pintada como una puerta y el bolso agarrado para largarse. Los niños, bien gracias, ya se bañaron solos, los pobres.

Desde luego las han timado bastante, porque siguen sin generar derecho a prestación por desempleo, y ahora van a tener que aflorar, porque aquí, todo el que cotiza, tributa, así que se acabó lo de “yo es que estoy cobrando el paro” y lo de “yo lo prefiero en negro porque si no pierdo la pensión no contributiva”.

Vamos, que si había relaciones laborales de especial confianza, esta ley se las ha cargado y está todo el mundo felicísimo. La marmota, porque ahora cotizará, pero la que iba por horas se ha quedado en la calle, y la de tiempo total, cabreada como un mono, porque le han empezado a poner un check list y cobrarle por la comida.

La Economista Descubierta en blogspot.com

* * *

 

Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Spain
Esta obra se publica bajo la licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Spain.

Comparte este artículo

0 comments