Peter Schiff

La respuesta al terremoto pone al yen en peligro

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

 

 

Letrero con símbolo del yen japonés

Una de las consecuencias financieras inmediatas del terremoto catastrófico en Japón es que ese país necesita recurrir a su enorme bolsa de reservas de divisas para reconstruir su infraestructura destruida. Para pagar proyectos nacionales, Japón requerirá de yenes: ni dólares, ni euros ni francos suizos. Como resultado de estas conversiones, el yen se ha recuperado considerablemente después del sismo.

Pero un yen revalorizado va en contra de los planes de política macro-económica propiciada por la mayoría de los economistas mundiales. Con el fin de mantener la posición de Japón como un exportador neto de productos y como comprador de deuda de EE.UU., el yen tiene que mantenerse bajo. Así, el G7, grupo de las principales economías del mundo, ha intervenido en el mercado de divisas mediante la venta de sus participaciones de yenes, lo que lleva la moneda a la baja. En el corto plazo, sus esfuerzos parecen haber sido “exitosos”, dado que el yen ha sufrido un acusado descenso en los últimos días.

Teóricamente, las anteriores medidas preservan los ingresos por exportación, pero esto es sólo un efecto secundario. En primer lugar, en la toma de esta decisión, el G7 dice que la clave para reconstruir la economía devastada por el terremoto de Japón es la de elevar el precio de todo lo que se necesita comprar.

Después de todo, el poder adquisitivo absoluto es mucho más importante que los ingresos de exportación nominal. Cuando el yen se revaloriza, Japón gana más de dólares de sus exportaciones, que entonces pueden ser utilizados para comprar las materias primas necesarias para reconstruir su infraestructura. Sin embargo, por el debilitamiento del yen, Japón gana menos dólares por sus exportaciones, aumentando la carga económica de la reconstrucción.

La sabiduría convencional es que un debilitamiento de la moneda es una bendición para el crecimiento económico y las exportaciones, sin embargo, la historia no es compatible con este punto de vista.

Por ejemplo, durante el período de 20 años desde 1971 hasta 1991 – al que a menudo se refiere como milagro económico – el valor del yen japonés se triplicó frente al dólar, una apreciación de alrededor del 10% al año. Esto permitió aumentar el poder adquisitivo de los japoneses para disfrutar de un crecimiento económico sostenido y el aumento de su nivel de vida. Durante ese tiempo, el Nikkei ganó un 747%, el PIB de Japón creció a una tasa promedio de 4.5%, y las exportaciones netas se quintuplicaron. La deuda pública como porcentaje del PIB disminuyó ligeramente al 60%.

Durante los siguientes 20 años, de 1991 a 2011, la economía japonesa se hundió. La apreciación del yen se redujo considerablemente, con la apreciación de la moneda en aproximadamente un 50% frente al dólar, o un 2,5% por año. Mientras tanto, el Nikkei cayó un 60%, el PIB creció en menos del 1% anual, y las exportaciones netas se mantuvieron estancadas. La deuda pública se disparó a más de 225% del PIB.

Al final del primer período, Japón fue el estado que más prestaba y se preveía que dominaría la economía mundial durante el siglo siguiente. Ahora, el país es un remanso de problemas entre las economías desarrolladas, que está siendo eclipsado por sus vecinos en la Cuenca del Pacífico.

El verdadero problema para Japón es que en las secuelas de la explosión de la población y las burbujas inmobiliarias el gobierno se negó a permitir que las fuerzas del mercado actuaran para reparar los daños. En cambio, basó su planteamiento insensato de restricción de apreciación de su moneda para mantener las exportaciones a los Estados Unidos. En esta visión del mundo carro-antes-del caballo, Japón ancló su crecimiento económico en función de sus exportaciones cuando, en realidad, el flujo de las exportaciones son consecuencia del crecimiento económico.

Así, y con el fin de diseñar una recuperación impulsada por las exportaciones, Japón se embarcó en una era de planificación económica por parte del gobierno central, muy al estilo keynesiano, y cerca de la flexibilización cuantitativa sin fin. El resultado fue un desastre. Lo único bueno fue que la fuerza subyacente de la economía japonesa mantuvo a raya los precios al consumidor a pesar de toda la inflación creada deliberadamente por el Banco de Japón. Así que aun cuando buenos puestos de trabajo difíciles de encontrar, los consumidores habituales han tenido el beneficio de la caída de los precios. Es irónico que la “deflación” japonesa sea citada como la causa principal de sus problemas. Si la economía de Japón hubiese sido menos eficaz, sus problemas de 20 años habrían sido acompañados de precios de consumo en aumento; circunstancia también conocida como estanflación. Esto habría causado mucho más sufrimiento al pueblo japonés.

Aún así, los estadounidenses, como resultado de sus enormes errores de política económica, se han beneficiado más de los esfuerzos de Japón en los últimos 20 años que a sus propios ciudadanos. Una parte enorme de su poder adquisitivo se transfirió al otro lado del Pacífico, ayudando a inflar una burbuja económica en los Estados Unidos. Por supuesto, como la economía japonesa ha luchado luchado bajo el peso de esta subvención masiva proveniente de América, poco a poco ha pasado el testigo a China, que por las razones absurdas lo ha recogido con agrado.

La triste realidad es que el gobierno japonés está haciendo más daño económico a Japón que el terremoto y el tsunami que recientemente lo azotó. Esta nueva ronda de inflación va a sobrepasar la capacidad de la economía japonesa para contrarrestar la presión alcista sobre los precios al consumo. Combinemos eso con la pérdida de producción asociada con el terremoto y el costo de la reconstrucción, y se hace evidente que la inflación se convertirá pronto en una gran amenaza para Japón. Lo anterior impulsará mayores tasas de interés y el costo para el Japón del servicio de su masiva deuda pública será aplastante.

Todavía hay tiempo para que Japón se replantee su política monetaria auto-destructiva, deje que su moneda se revalorice y permita que su economía se recupere. Si lo hacen, los EE.UU. experimentarán su propio desastre con el desplome de los depósitos en dólares.

Copyright © 2011 · Peter Schiff

* * *

Traducido al español y publicado con autorización de Peter Schiff.
Translated and published by kind permission of Peter Schiff.
Enlace a versión original del artículo (en inglés)
Imagen: Simon scottchan / FreeDigitalPhotos.net

 

El presente artículo es la opinión del autor solamente y no representa la opinión de trumanfactor.com. Asi mismo, el autor no le está asesorando personalmente sobre la idoneidad del uso de la información contenida en el artículo para sus necesidades de inversión. En ningún caso trumanfactor.com será responsable por cualquier pérdida o daño, incluyendo sin limitación, pérdida indirecta o consecuente o daños, o cualquier pérdida o daño derivado o que surja de o en conexión con el uso de esta información. Por favor consulte a su asesor de inversiones antes de tomar cualquier decisión de inversión.

Comparte este artículo

0 comments