Economista Descubierta

Quién es la Economista Descubierta

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

 

 

Para los que todavía no me conocen, les diré que tampoco se han perdido nada. Pero dado que amablemente he sido invitada a este sitio, qué menos que hacer una pequeña introducción que les sirva para decidir, si, definitivamente se enganchan, o directamente pasan a otro artículo más sesudo. Servidora promete esforzarse, pero milagros, a Lourdes.

Reza mi perfil que yo creo firmemente que el refranero es el compendio universal de todo el saber, que soluciona todas las dudas existenciales, metafísicas, económicas y prácticas. Es la bomba. Tendrán ustedes ocasión de comprobar que yo recurro al refrán siempre que tengo ocasión. Me gustan tanto los refranes como me molesta la gente que gesticula y mueve las manos al hablar. En esto, como en casi todo, también soy radical.

Otra cosa que también me pone bastante nerviosita son los gerundios, especialmente si están vinculados con los Recursos Humanos. Les prevengo ya que como sean partidarios hacer coaching, networking, mentoring, team building, outdoor training o cualquier tipo de tonting, no me van a soportar y pedirán mi retirada de este sitio que tan buena pinta tiene.

Las siguientes bestias negras se llaman conciliación, best place to work y diversity. Tendré oportunidad, si me dejan, de desarrollarlo en futuras entradas.

Por último, la Economista es una esnob. Y si bien no pretende ningunear a nadie porque está educada en la caridad, no soporta la ignorancia, a los redimidos por la decoración, la vida en urbanizaciones, el día de la Madre, las plantas de interior y a los fascinados por Asia que, sin embargo, desprecian las lenguas clásicas.

Como ven, un perfil ideal para tener pocos amigos en Facebook.

La Economista Descubierta en blogspot.com

* * *

 

Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Spain
Esta obra se publica bajo la licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Spain.

Comparte este artículo

4 comments