Economista Descubierta

Psicología light, life coaching

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

 

 

Leí un libro en la facultad llamado “Seudociencia e ideología” (Mario Bunge, Alianza Universidad) que decía en uno de sus capítulos (sic) que, de todas las ciencias, la más propensa a caer en el pozo seudocientífico era la Psicología. Ni que decir tiene que a mí este libro me gusta mucho.

C.W, en uno de sus intentos fallidos de hacerse rica, decidió que si cualquiera compraba coaching, ella podía vender Psicología light y lo mismo se la compraban. Con tanta estafadora laboral deprimida porque no le suben las mechas, no le sale rico el solomillo Wellington o no le cabe la falda; había un claro nicho de mercado.

Huelga decir que, como todos sus proyectos de enriquecimiento, mi amiga C.W. dejó aparcado el asunto y se dedicó a los fondos de inversión, que parece que dejan más comisiones.

La Psicología light se ofrecía como remedio de la depresión superflua, esa que ponen por excusa la mitad de las estafadores laborales, que se dan de alta para poderse ir de vacaciones, y alternan dos días de no trabajar con uno de ir, por aquello de que hasta el tercer día no hay que pedir la baja.

La diferencia entre la Psicología light y el coaching era principalmente su precio. Como el coach tiene que cobrar mucho para poder pagar ese certificado carísimo que se ha sacado, pues claro, cuesta un congo; pero una sesión de Psicología light se puede impartir en los 20 minutos de desayuno que por convenio, o mejor, por conveniencia, aprovechan las deprimidas para ir a la peluquería o a El Corte Inglés. Y mientras vas a las rebajas, haces un poco de terapia, todo por un módico precio. Psicología light para gente con la profundidad de un charco, díganme por Dios que la cosa no tiene futuro.

El coaching profesional se vende como gestión de la carrera, la Psicología light se vende como gestión de la propia vida y sus desvelos. Ahí es nada. Eso sí, no nos habíamos inventado un certificado, y como todos los consumidores de esas tontadas necesitan ver algo expedido por una universidad dizque inglesa, o un supuesto y desconocido certificador (Association of algo) pues claro, lo dejamos. Y nos lo levantaron. Life Coaching, le llaman.

La Economista Descubierta en blogspot.com

* * *

 

Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Spain
Esta obra se publica bajo la licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Spain.

Comparte este artículo

0 comments