Economista Descubierta

Lobby o cabildeo

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

 

 

Ya saben que soy de la opinión que aquí, a pesar de que parece que se puede elegir todo, no se puede elegir nada; aunque no llego a la obsesión de alguno que piensa que todos somos marionetas dirigidos por unos ocultísimos círculos de poderosos que mueven el mundo en su propio beneficio.

No me da la vida para pensar si la banca, los masones, el club Bilderberg o los templarios manejan mis circunstancias, porque bastante tengo ya con correr todo el día del autobús al metro y viceversa, pero he identificado claramente algunos lobbies que me persiguen. Realmente tres, pero de uno me he librado ya.

  1. El primer lobby es el de las “lactivistas” y su obsesión por la lactancia materna hasta edad universitaria. Dentro de esto se incluye a los partidarios de quitar los nidos en los hospitales y parir en casa (a ser posible sin epidural) y mejor aún, sin médico. Estos también son muy peligrosos, pero cabe la posibilidad de librarse de ellos, al ser su alcance temporal y limitado a las mujeres.

  2. Curiosamente, el otro lobby son los “antileche”. No materna, sino de la leche en general, fundamentalmente de vaca. Estos son los que han decidido que la leche es malísima y que donde esté la soja (un clásico de la dieta mediterránea, como todo el mundo sabe) que se quite el vaso de leche con colacao y el queso. Esos son los mismos que dicen que en China no hay cáncer de mama, cuando en China lo que no hay son datos fiables. Dices por ahí que bebes leche como un ternero y te miran como si bebieras pis. Y como se la des a un niño, entonces ya eres la peor de las madres. Todavía estoy intentando averiguar cuál es el motivo último de los “antileche”, porque alguno hay.

  3. Otros pesadísimos son los de “la aspirina es fatal”, y la infantil mata más niños que el SIDA en África. Estos, que son los de paracetamol y el ibuprofeno, ya tengo más claro que son los antiBayer (porque sólo es aspirina si es de Bayer) y claro, si no la puedo vender, mejor digo que es una mierda. Con lo rebuenísima que es la cafiaspirina, sea para la resaca o el mal de altura, no te digo ya para el dolor de cabeza. Todos los viejos tomando simtrom pudiendo tomarse media aspirinita… Cualquier médico viejo te lo dice, pero claro, el acetilsalicílico no deja margen… es lo que tiene.

La Economista Descubierta en blogspot.com

* * *

 

Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Spain
Esta obra se publica bajo la licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Spain.

Comparte este artículo

0 comments