Peter Tchir

Italia hace el “Full Monti”

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

 

 

Era sólo una breve nota a pie de página en el anuncio de las LTRO (operaciones de refinanciación a largo plazo). Sólo una pequeña observación que apuntaba que 40 mil millones de euros de las garantías recibidas por el Banco Central Europeo (BCE) por parte de los bancos correspondían a deuda italiana recién emitida. Cuanto más vueltas le doy, más incómodo me siento.

El BCE afirma que tiene registrados en sus libros 40 mil millones de euros de bonos del gobierno italiano por LTROs. Los bancos dicen que efectivamente comprometieron 40 mil millones de deuda del gobierno italiano como garantías. Por su parte, el gobierno italiano no los reconoce como deuda. Tal vez esto se explique en alguna otra nota a pie de página en alguna parte, pero de momento esto es todo.

Así, mientras se aprueban nuevas medidas de austeridad que muy probablemente no resuelvan nada, el gobierno italiano ha sumado 40 mil millones de euros más en pasivos contingentes. Las agencias de calificación no estarán muy contentas tras conocer esto. Los inversores tampoco lo estarán. En lugar de convertirse en una nueva fuente de fondos para hacer frente a la deuda italiana (la visión más optimista de las LTRO), ¡han creado nueva deuda! Es decir, están añadiendo más deuda al problema de la deuda.

No puedo entender por qué han hecho esto. ¿No tienen los bancos italianos otros activos para garantizar los préstamos? ¿Habrán comprometido ya todos sus activos ‘decentes’ al BCE o a prestamistas privados para conseguir fondos? Dado el tamaño de sus balances, lo anterior me resulta poco creíble, pero todavía no hay una explicación al porqué no se han presentado garantías más “normales”.

Es posible que el fondo del asunto sea que sencillamente toddo se trata de una estratagema para vincular más estrechamente a los bancos italianos con el gobierno. Los bancos podían haber pedido prestado directamente al BCE. Incluso podían haber aportado activos (que no fueran bonos de deuda soberana) como garantía directamente al BCE… ¿Acaso esto hubiese parecido demasiado Enronesco?

Todo lo relacionado con este asunto me pone nervioso. Las LTRO me parecían una idea decente. No iban a solucionar nada y era poco probable que ayudaran a crear nueva demanda sobre emisiones de deuda soberana, pero sí que aliviarían la fuerte presión de fondeo de los bancos. Es probable que ese sea el uso primordial que se les esté dando, pero esta estrategia por parte de los italianos tiene muy mala pinta. De hecho, tiene todo el aspecto de ser un truco y me da miedo no poder averiguar la trampa. La creación de este nuevo gran pasivo contingente en Italia me parece innecesario y estúpido. ¿Cómo va a confiar el mercado en Italia y comprar sus bonos cuando se desconoce la cantidad de deuda emitida? Estos bancos no atraviesan por sus mejores momentos, por lo que las garantías podrían ser ejecutadas.

Creo que el mercado se tornará más negativo hacia Italia a medida que digiera lo que está ocurriendo y pierda la fe en los tecnócratas. Si la deuda italiana se desliza nuevamente se llevará al mercado a la baja. Este pequeño “truco” es el tipo ideas malas en las que por desgracia creen los tecnócratas. Son fanáticos de dar prioridad a las formas sobre el contenido y tienden a pensar sobre cuestiones como el crédito de una manera vaga y poco realista. Les gusta imaginar que las garantías no son reales. Ellos ven el riesgo a corto plazo como, mmm, arriesgado (lo que puede explicar el vencimiento a 3 meses).

Tengo miedo de que a medida que estos pasivos contingentes se conviertan en el centro de atención nos demos cuenta de que el problema de la deuda soberana es mucho más grande de lo que pensamos.

Copyright © 2011 · Peter Tchir

* * *

 

Comparte este artículo

0 comments