Jeff Harding

Grecia suspenderá pagos (es solo el principio)

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

 

 

Logotipo del "Daily Capitalist"

En la respuesta a la siguiente pregunta se encuentra la clave para conocer el escenario final del desastre en la zona del euro: ¿será Grecia capaz de controlar sus finanzas y equilibrar su presupuesto recortando el gasto y aumentando los ingresos?

Al parecer, la respuesta (al día de hoy) es no:

El déficit presupuestario griego en los primeros nueve meses de 2011 aumentó un 15,1% respecto al año anterior, ya que los ingresos siguieron cayendo a pesar de los planes de austeridad impuestos por el gobierno para reducir el gasto.

Los ingresos netos en el período enero-septiembre de este año descendieron a 34,9 mil millones de euros, un 4,2% menos respecto al año anterior… El gasto del presupuesto ordinario para los primeros nueve meses de este año aumentó un 7% a 52.4 mil millones de euros.

El presupuesto estatal refleja sólo las operaciones del gobierno central griego. Es decir, no engloba las administraciones públicas generales que incluyen a las administraciones locales, las cuentas de la seguridad social, una porción del gasto en defensa y otras cuentas de carácter nacional.

Los alemanes y los franceses luchan para llegar a un acuerdo para rescatar a Grecia (y muy posiblemente a los otros PIIGS) que sea aceptado por todos los miembros de la eurozona, así como por el Gobierno griego:

“Estamos decididos a hacer todo lo necesario para garantizar la recapitalización de los bancos”, dijo Merkel el domingo pasado. “Vamos a hacer propuestas en un paquete integral que permitirá una cooperación más estrecha entre los países de la eurozona”, añadió, reiterando su opinión sobre la necesidad de hacer cambios en los tratados de la Unión Europea que permitan un mayor control de Bruselas sobre la disciplina presupuestaria de los países miembros.

Pienso que la primera frase en el párrafo anterior es creíble, pero no la última. La modificación de los tratados llevará una eternidad, pues se trata de exigir a los países miembros a que renuncien a parte de su soberanía sobre sus presupuestos y gasto. Dudo que esto vaya a suceder en el corto plazo. Eso nos deja ante la posibilidad de que Alemania y Francia rescaten a sus bancos (como lo hizo EE.UU. en 2008 y 2009) y que Grecia suspenda pagos. Léa el párrafo anterior nuevamente y tenga en consideración que los rescates asumen algún tipo de suspensión de pagos griego sobre sus deudas en Francia y Alemania. De otra manera, ningún rescate sería necesario. Todo lo que pueden esperar es algún tipo de reestructuración de la deuda griega que algún día permita a alemanes y franceses recuperar parte de sus pérdidas.

El Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) que aún se está intentando poner en marcha, tiene capacidad para prestar hasta 440 mil millones de euros para proteger bancos y comprar deuda soberana. Los bonos estarán garantizados principalmente por Alemania y Francia. La participación de todos los demás países es mínima y sólo de cara a apaciguar a los contribuyentes alemanes y franceses. La participación de Eslovaquia (que finalmente aprobó el fondo) es de 7,7 mil millones de euros, mienstras que la alemana es de 211 mil millones. Así, el EFSF emitirá bonos por 440 mil millones que serán garantizados por los países miembros. Sin embargo, para que este plan salga adelante, el mercado está reclamando garantías por 726 mil millones de euros.

Este plan no tiene mucho a su favor, pero es el único plan en la actualidad. Tal vez Merkel y Sarkozy ideen un milagro. Pero creo que el escenario final será que Grecia suspenda pagos, que se produzca algún tipo de acuerdo con los bancos acreedores para que reciban el apoyo masivo por parte del FEEF, así como sus gobiernos, el FMI y el BCE. Lo anterior, con la posible salida de Grecia de la zona euro.

Grecia continuará entonces a caer en una depresión. España y Portugal (así como Italia e Irlanda tal vez), se enfrentarán a las graves consecuencias de lo anterior, ya que los problemas en conjunto son mucho mayores que el de Grecia. Estos otros PIIGS se verán obligado a rescatar a sus bancos con la ayuda del Banco Central Europeo (BCE), lo que a su vez implicará enormes cantidades de euros nuevos. Esto se traduce a que el BCE se convertirá en el prestamista ‘de última instancia’ y a que veremos una escalada de la inflación en la eurozona – tal vez una escalada importante. Esto se combinará con una recesión en la mayor parte de la UE sometida a un proceso de desapalancamiento masivo. Entonces Europa tendrá que replantearse su sistema monetario (euro), que no tuvo sentido desde el principio.

No va a ser agradable, pero es inevitable: el nivel de endeudamiento es insostenible.

Copyright © 2011 · The Daily Capitalist

* * *

Publicado y traducido con autorización de Jeff Harding.
Enlace a artículo en inglés

 

Comparte este artículo

0 comments