Economista Descubierta

“Coaching” y “me estoy certificando”

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

 

 

Con esto de que los títulos universitarios los dan en los tigretones, y que el más tonto es relojero, no se diferencia mucho una que tiene dos carreras a una que tiene dos carreras en las medias.

Es triste, pero es así. Son las consecuencias de lo que mi padre llama “la democratización del pollo”. Así que, más allá del afán de seguir aprendiendo, andan todos locos sacándose certificados. La diferencia entre un certificado y un título es que el certificado lo puedo emitir yo misma. Mejor aún, C.W. y yo hacemos una asociación, emitimos unos certificados y, luego, a sacar promociones como churros. El certificado, a diferencia del título, debe ser renovado cada año, previo pago de su importe. Es una fuente de ingresos recurrente.

La clave de los famosos certificados es que nadie certifica al certificador. Ese es el asunto. Todos te dicen que su certificado es la leche pero es como si el carné de conducir, en lugar de darlo la DGT, lo diera exclusivamente el autoescuela San Cristóbal. No me explico cómo nadie se ha dado cuenta y están todos venga a pagar por los certificados…

Lo mejor de los que “se están certificando” es que están todos peleados entre ellos.

Llega cualquier pelado y te cuenta que se va a dedicar a career coaching, life coaching, personal branding y mentoringdiversing“, y que se está certificando, y te lo cuenta entre el misterio y el misticismo. Entonces tú le cuentas que una antigua secretaria, cuya toda formación era Mary Ward, como no fue capaz de pasarse a Marketing después de casarse con su jefe, se está dedicando a lo mismo y entonces se pone como una hiena.

– ¿Qué Mengana se dedica al coaching?

Pues sí, le dices tú sin mover una ceja, dice que se está certificando…

– ¿Qué se está certificando? Pero a ver, ¿dónde? Eh, ¿dónde? Si es que hay mucho intrusismo. Desde luego, no hay derecho. Mengana, lo que hay que oír…

Y así, con cualquiera que se esté sacando el certificado de marras, todos enfadados con el intrusismo, como si fueran cirujanos cardíacos y se les hubiera colado una peluquera en el quirófano. A ver, ¿de cuándo acá hay intrusismo en algo que se acaban de inventar y es una bobada? ¿No va a poder certificarse en “bobading” todo aquel que le de la “ganing”?

Será posible…

La Economista Descubierta en blogspot.com

* * *

 

Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Spain
Esta obra se publica bajo la licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Spain.

Comparte este artículo

0 comments